Si estás pensando en escribir un guión de cine, incluso un libreto de teatro, es porque tienes una idea y crees que puedes hacerlo mejor que los guionistas de las películas o que los dramaturgos de las obras de teatro que has visto, lo cual puede ser cierto... o no. Todo depende de las películas o de las obras de teatro que hayas visto a lo largo del tiempo.

Muy bien. ¡Ánimo! Pero antes de abrir un documento en tu software de redacción de guión, tema del que te hablaré en un próximo artículo, si te interesa el tema del que te estoy hablando, hay un trabajo previo que debes hacer antes de escribir. No importa si te has decidido por escribir para una pantalla de cine o para “las tablas”. Aquí te lo cuento.

1. La Idea

4 o 5 lineas en las que dices quien es el protagonista principal, cual es la acción principal (lo que hace o quiere hacer), cuál es el conflicto (si alguien se lo va a impedir, si va a tener problemas para lograr su objetivo…).

A esto se le llama storyline en inglés. También deberás escribir un logline, es decir, tu idea resumida en apenas 2 o 3 frases, y un tagline, tu idea concretada en unas pocas palabras.

¿Ya los tienes? Perfecto, seguimos.

Respira hondo y tómatelo con calma. El camino que has elegido es arduo y, sin lugar a dudas te va a proporcionar muchas alegrías, algún que otro sin sabor y, muy posiblemente, noches sin dormir por la frustración de no poder encontrar un tema que puedas considerar digno para que puedas escribir sobre él.

2. La Sinopsis

Un resumen breve del guión de tu película o del libreto de tu obra de teatro. Créeme, lo vas a necesitar cuando quieras vender tu guión o. ¿por qué no?, incluso para presentarlo a concursos de guión, que los hay, aunque, en realidad, no sean muchos.

Lo que me lleva a que hay 2 tipos de sinopsis:

Sinopsis De Venta (de entre 1/2 pagina y 2 páginas)

Muy útil cuando lo quieres enviar a una productora o compañía de teatro.

Sinopsis Argumental (de entre 2 y 3 páginas)

Este documento te va a ser de gran servicio a la hora de pedir ayudas para llevar a la práctica el proyecto. Incluso es posible que te lo pidan cuando lo quieras enviar, pues ciertas compañias teatrales y/o productoras, antes de aceptar el guión o libreto, piden leer esta sinopsis.

3. El Argumento

Más extenso que la sinopsis. Va desde las 8 (para cortometrajes) a las 12 páginas (para largometrajes).

En este documento hay que escribir subtramas junto a la trama principal y personajes secundarios.

Se trata de un documento que se mantiene “abierto”. Es decir, es un documento que puede variar conforme avanza el proyecto. Uff, respiramos hondo. ¿Seguimos?

4. El Tratamiento

Este documento es opcional y, en lo personal, prefiero no hacerlo e ir directo a la escaleta (el esqueleto básico del largometraje), puesto que el tratamiento cumple la misma función que el argumento.

Lo suelen pedir en muchas convocatorias de concursos de guión y de subvenciones de desarrollo. Hacerlo o no es una cuestión de preferencia personal. Como digo más arriba, lo que más suele pedirse en convocatorias y subvenciones es la sinopsis argumental.

Su amplitud suele ir desde 25-30 páginas, 50-60 páginas... a veces más. Eso depende del tipo de película que tengas en mente, el tipo de guión que quieras escribir, etc. Si vas a incluir muchos diálogos en tu guión puede extenderse más. Como puedes darte cuenta es como un guión, pero resumido, y sin tantos diálogos. ¿Respiramos? Venga, que ya queda menos.

5. El Guión

¡Por fin! Ya estamos en el punto que nos interesa.

Este es el documento que leerá todo el mundo. Se trata del guión literario.

Piensa en la cantidad de gente a la que va a llegar tu guión o libreto: Directores, productores, actores,tecnicos de sonido,departamento de arte…

Tiene unas reglas de las que trataré en próximos artículos. Estas reglas son de obligado seguimiento no importa si estás escribiendo un guión cinematográfico o un libreto teatral.

6. Las Reescrituras y Versiones

Pues sí. Después de toda esta "pechá de trabajar", como decimos en Andalucía, llega la hora de leer lo que has escrito.

Pero no te apures. Lo mejor es que, antes de leer tu guión, lo dejes "en barbecho" como digo yo. Es decir, en reposo durante una semana como mínimo. Cuantas más semanas, mejor. Con el tiempo adquirirás la distancia necesaria para ver, con perspectiva, que escenas funcionan, y que escenas debes cambiar o eliminar.

Un consejo para cuando empieces a leer tu guión. No te tientes el corazón. Si crees que una escena no encaja en tu guión, con la idea que pretendes reflejar en esa escena, o que un diálogo podría estar mejor, borra la escena y modifica el diálogo.

Todo esto es parte del proceso que significa escribir un guión o libreto, que, como ya te habrás podido dar cuenta, es algo vivo. Hay otras tareas que hay que hacer:

  • Documentación
  • Escaleta
  • Invención
  • Desarrollo de personajes
  • Incluir citas/poemas

No te preocupes. Te hablaré de todo esto en otros artículos. Si después de todo esto sigues pensando en escribir un guión, adelante. ¡Valor y al toro!


Imagen de Oli Lynch

Añadir Comentario

Top Videos